Skip to content

Buscando los límites del periodismo low-cost (siempre se puede dar el extra)

10 febrero, 2017

En esta dura batalla que es convencer a mi madre de que estoy poniendo horas e interés en tener un oficio (o en el proceso de darme cuenta que ya hace demasiado tiempo que lo tengo y es demasiado miserable para seguir insistiendo), la semana pasada pasé cuatro días en Valencia ciudad, Canals, Riba-roja del Túria y Paterna, buscando la piedra filosofal de la estabilidad económica del periodista free-lance, modalidad low-cost, mayormente persiguiendo la que llaman la Volta a la Comunitat Valenciana -ay…-. Por cierto disfruté mucho el Camp del Túria a pesar de que la costa valenciana me pareció escandalosamente fea cuando estuvimos  allí con la Vuelta. Quizá lo que no me guste en el fondo es el verano.

Total, después de recibir una llamada teóricamente optimista -y así lo recibí: ¡gracias!- del responsable de un medio por el que trabajo con frases como “si te tuviera que recomendar seguir en ésto, no te lo recomendaría”, fui, trabajé lo que pude, hice cuentas, y aprovechando que las hice y no he perdido el papel en cuestión, como suele ser habitual, lo comparto en un ejercicio de transparencia extrema.

16473711_10212048627916776_7558546709018351854_n

Gastos:
-53,15€ para ir y volver de Barcelona a Valencia en Euromed (cogido con mucha antelación, si no se multiplica el precio ).
-38€ para pasar tres noches en una habitación de Airbnb de 11m cuadrados de una mezzosoprano de ópera que se saca algún sobresueldo mientras espera que su mánager le llame para citarle en una audición en Florencia a primera hora del día siguiente (y, de pas, gastarse tres cifras en un vuelo sólo de ida, claro. Cada cual tiene sus miserias).
-11,60€ en Cercanías para ir y volver de Valencia a Canals.
-11,50€ para ir y volver en metro de Valencia a Riba-roja i de Valencia a Paterna.
-3,70€ per un un bocata y una agua en el típico bar de metro.
-7€ aproximados en variedades en el paki de al lado del piso.
-5,50€ en un supermercado por uns panecillos, croissants de chocolate, algo de embutido y una ración de pasta precocinada.
-1,50€ en el bus para ir a la playa (per volver andé 6 kilómetros para hacer algo de deporte entre tanta guarrada precuinada).
-8€ en la entrada del espectáculo “Trascendencia y delirio en nuestra última revolución liberal”.
-4€ per dos A.K. Damm mientras veía el espectáculo
-10€ per un libro de poemas de Héctor Arnau
-8€ per un plato combinado, una agua y un café (un regalito de último día).
-4,50€ por un bocata mientras esperaba el tren en Joaquín Sorolla.
-Y debo contar que un amigo me invitó demasiado generosamente a una orchata y una cena

En total, suman 166,45€.

16507839_10212048639157057_4924454720965207506_n

Ingresos seguros:
-85€ netos aproximadamente por las horas de redacción en un digital especializado.

Otras proyecciones de ingresos:
-60€ netos aproximados por cada reportaje en un periódico catalán generalista sobre:
a) el tema este que, en el podio, tuvieron la brillante de contratar a dos Mister Valencia además de las dos modelos habituales, porque se ve que desde la Diputación están muy a tope con el tema de la paridad.
o b) explicando las peripecias de cierto individuo con bigote de Dalí, que ahora se gana la vida en el ciclismo japonés después de años de correr tirando casi únicamente de los premios en carreras de Irán, Singapur, Indonesia y demás (cada cual tiene sus miserias, de nuevo

Esto suma un total de 145€ o 205€, según el optimismo y el espacio disponible en el periódico.

No tiene precio:
-Intentar tener una conversación con Kjell Carlström sobre por qué ha ido al equipo Israel por el que Sagan dio la cara -ay, ay, ay…- y si sabe de verdad quién hay detrás de él y ver de fondo a dos locales y un Guardia Civil, walkie en mano, rodeando la mochila que había dejado en una pared para no dar el cante dando entrevistas -los hay que fuimos sin vehículo de asistencia-. Lo mismo se esperaban ver un terrorista de verdad, pero al ver un desalmado con acreditación ni siquiera quisieron preguntar por qué tenía la mochila tirada.

16425751_10212048647477265_4603272068736354501_n

En resumen, todo apunta a que la historia puede salir unos 20€ deficitaria (o con un beneficio de unos 40€, que en realidad no da ni para pagarme el porcentaje de vida que cuesta ambicionar pasarme el lunes de vuelta durmiendo).

Sólo queda pensar que tener pérdidas tampoco debe de estar tan mal, teniendo en cuenta que también las tiene el Banc Sabadell y bien que ha podido pagar gran parte del follón de la carrera.Y seguir mandando y programando muchos tuits, que a lo mejor, logrando ser community manager de ocho o cincuenta historias a la vez, logramos cambiar el mundo (o por lo menos pagarnos un alquiler compartido).

¡Ah! Por cierto, si alguien quiere leer cosas que han salido de éstos días, las voy enlazando en cuanto se publiquen…

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. 14 marzo, 2017 10:07

    Esto es sencillamente magnífico, Albert. Felicidades. Es muy muy muy orientativo de lo que es este mundo de las bicis, donde no existe la clase media.
    Abraçada

    • Albert Rabadan permalink*
      14 marzo, 2017 11:37

      Sí, está el tema complicado. Es difícil decidir hasta dónde alargar la paciencia, Qué te voy a contar que no sepas… Espero que sepamos de ti pronto!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: